Abuso sexual y su impacto psicológico

terapia psicológica post abuso sexual

Un abuso sexual es cualquier actividad sexual entre dos o más personas que se produce sin consentimiento. Un tipo de abuso sexual es la violación, en la que se utiliza la fuerza, las amenazas, la coacción u otros medios para obligar a la persona a mantener relaciones sexuales. Cuando se es víctima de este tipo de actos, se experimentan distintas consecuencias psicológicas dolorosas que pueden requerir de ayuda psicológica.

El abuso sexual se trata de cualquier actividad sexual entre dos o más personas sin el consentimiento de alguna de ellas. En él, se produce un miedo muy intenso a sufrir un daño físico o incluso la muerte, sumando a todo ello sensaciones de impotencia y desesperanza en sus posibilidades de escapar a ese daño o evitarlo.

chica joven anónima víctima de abuso sexual y mano masculina sobre su hombro

El sufrir cualquiera de estos tipos de abuso supone un ataque directo a nuestro sentimiento de seguridad en el mundo. Afrontar una situación que se escapa a nuestro entendimiento y que amenaza nuestro bienestar físico y psicológico supera nuestros recursos psicológicos habituales, dejándonos en una situación emocional muy dolorosa y con un sentimiento de desconfianza en todo lo que nos rodea.

En concreto, cuando se sufre una violación toda la vida cambia, pero también la de las personas que se encuentran alrededor. Además de todo el malestar psicológico y físico que se experimenta, en muchas ocasiones se culpabiliza a la víctima, ya que así se piensa que ha tenido algo que ver en lo que ha sufrido y elimina nuestro sentimiento de incertidumbre.

Por ejemplo, si pensamos que la chica que sufrió la violación llevaba una falda muy corta y que ese fue el motivo de ello, vamos a pensar que si nunca llevamos una falda así no nos ocurrirá. Por ello, creemos que podemos controlar en cierto modo este tipo de situaciones, pero no nos damos cuenta de que dañamos aún más el malestar psicológico de la víctima. Un ejemplo de ello son los ya conocidos ‘violadores de los Sanfermines‘, actualmente a la espera de sentencia judicial. Este horrible hecho mediático ha tenido varias opiniones públicas, y algunas de ellas tristemente poniendo el foco en la víctima y no en los agresores. Pero como apunta Beatriz Gimeno, activista y política feminista, ‘este caso supone un punto y aparte en el tratamiento de la violación en España, además de por ser un caso de una brutalidad espeluznante, porque las penas que se piden están perfectamente ajustadas a su gravedad‘.

Sin embargo, debemos recordar que la mayoría de los abusos sexuales y las violaciones se dan en el seno de la pareja.

El abuso sexual es una forma de maltrato y especialmente una de las muchas manifestaciones de la violencia de género. Aquí puedes leer más sobre los malos tratos, qué dice la ley al respecto y dónde buscar ayuda inmediata.

¿Qué consecuencias psicológicas pueden ocurrir ante una violación?

Cuando sufres una violación, toda tu vida cambia. Tu parte más íntima y privada ha sido robada, al igual que tu sexualidad.

dibujo infantil mujer víctima y mano tapando la boca

Supone una experiencia traumática que amenaza nuestra integridad física y mental. Aunque el abuso o violación no haya generado daño a tu salud física, es normal que tu mente responda para defenderse de la agresión y lo siga haciendo para evitar otras posteriores. Por ello, durante las primeras semanas puedes experimentar síntomas como:

  • Sentirte confundida o rara, sentir que tu cuerpo ha cambiado.
  • Sentir miedo, rabia, desánimo. Estar triste, llorar o sentir impotencia.
  • Falta de apetito.
  • Sentirte menos a gusto con familiares, amigos o pareja.
  • No querer hablar de lo sucedido y experimentar aislamiento.
  • Reexperimentar lo ocurrido de forma muy vívida, con pesadillas o en forma de flashbacks.
  • Tener la sensación de que lo sucedido es irreal.
  • Evitar lugares, situaciones o sensaciones que recuerden a lo sucedido.
  • Estar en estado de alerta, sobresaltarse y sentir mucha inquietud e irritabilidad.
  • Sentir que no tienes ganas para seguir con tus actividades diarias habituales.
  • Alteraciones en la actividad sexual: no tener deseo o tener un gran aumento del mismo.

Sin embargo, la víctima no sólo tiene que vivir todo el proceso de malestar físico y psicológico por lo que le ha ocurrido, sino que tiene que enfrentarse con largos procesos de revisiones médicas y entrevistas con la policía, lo que le hace revivir todo lo ocurrido de forma detallada.

Cuando todos los síntomas que se han mencionado anteriormente se hacen crónicos y duran más de un mes de lo sucedido, se puede desarrollar el llamado trastorno de estrés postraumático, que sucede cuando no se van reduciendo progresivamente y tienen una afectación muy grande en la vida diaria, provocando mucho malestar.

Existen, además de las mencionadas, consecuencias a nivel familiar…

La culpabilidad y el miedo por lo ocurrido pueden extenderse a los distintos miembros de la familia. Puede ocurrir, incluso, que los familiares nieguen el abuso para evitar el sentimiento de culpabilidad y de haber fallado en la protección de la víctima. Por ello, la terapia familiar en este caso es la mejor opción.

Así, todos los familiares pueden hablar de forma abierta sobre la culpabilidad que pueden sentir por no haber evitado el daño. Igualmente, si se acude con la pareja se deben tratar temas de carácter sexual y afectivo, pues puede ser una situación que dañe el bienestar de la pareja.

Si el abuso sexual ha sido ejercido por la propia pareja, lo más recomendable es que la víctima cuente lo que ha sucedido, se rodee de sus familiares y personas de confianza, y ponga una denuncia ante el 016. Inmediatamente se activará una orden de protección para la víctima y la detención y puesta a disposición judicial del maltratador. En estos casos, se necesitará de ayuda psicológica además del apoyo constante de los seres queridos.

Por todo ello, es fundamental recibir ayuda psicológica ante el abuso sexual lo antes posible…

Sufrir un abuso sexual o violación supone un acto que se escapa fuera de nuestra comprensión y recursos psicológicos habituales. Si has sido víctima de ello, probablemente te sientas indefensa y con miedo, pues se pierde la confianza total en el ser humano. También estarás intentando evitar ir por ciertos lugares que te recuerdan a lo sucedido, o habrás dejado de hacer ciertas cosas por el mismo motivo.

La ayuda psicológica a tiempo reduce las posibilidades de desarrollar trastorno de estrés postraumático. Es fundamental para procesar todo lo ocurrido, que supera los recursos psicológicos normales de los que dispone la persona que lo ha sufrido.

consulta psicológica a víctima de abuso sexual

El tratamiento de síntomas como la ansiedad y la evitación es fundamental, pues el intentar evitar todo aquello que nos recuerda al daño vivido puede suponer un cambio de vida en el que dejemos de hacer cosas que antes nos gustaban.

Si has vivido esta situación, lo primero que tienes que tener claro es que TÚ no has hecho nada para que esto te ocurra. Eres una víctima, no una culpable. En lugar de culpabilizar a una mujer por cómo va vestida o por andar sola por la calle, tenemos que educar en la idea de que lo que haga una mujer no es propiedad de los caprichos de un hombre.

NADA de lo que haga una mujer la convierte en objeto, así como que nada de lo que haga un hombre, como beber, será una excusa para haber cometido el delito.

Por todo ello, a continuación te compartimos clínicas que son especialistas en tratar los síntomas mencionados anteriormente y que podrán ayudarte lo mejor posible.

Clínicas psicológicas que ofrecen tratamiento para los síntomas postraumáticos y de abuso

El Prado Psicólogos (Madrid): tratan problemas como los abusos sexuales y otros traumas, depresión, ansiedad y problemas sexuales. Se necesita cita previa llamando al 91 429 93 13. Puedes escribir también a la siguiente dirección de correo: info@elpradopsicologos.es

Clínica PSICOGOYA (Madrid): ofrecen tratamiento para la ansiedad, depresión y síntomas de estrés postraumático. Pide tu cita llamando al 910 246 987

Blanca Psicólogos (Madrid): especialistas en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático. Pide cita previa llamando al 669 246 158

Centro Atenea Psicología (Hospitalet de Llobregat): ayuda psicológica en casos de violación. Atención de problemas sexuales, ansiedad y depresión. Cita previa preferible por teléfono: 934 387 742. Para más información puedes enviar un email a info@centroatenea.es

Centro Especializado en la Recuperación del Trauma (Barcelona): especialistas en el tratamiento de traumas emocionales y estrés postraumático. Cita previa llamando al 93 010 49 59. También puedes enviar un email a info@centrocert.com

Prof. Alma Marín López (Barcelona): Es especialista en el abuso sexual infantil. Cita previa llamando al teléfono 620 03 69 55.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.