Los abortos en España siguen a la baja y se realizan en las primeras semanas

imagen de marcha por el aborto legal - elmundo.es
Esta tendencia de disminución de abortos en España sigue descendiendo con respecto a años anteriores. Esta bajada responde a varios factores, entre ellos el uso progresivo de anticonceptivos incluyendo la píldora del día después.

Otras razones podrían estar en el descenso de las mujeres en edad reproductiva, el envejecimiento de la población y los movimientos migratorios. Estas son algunas de las conclusiones que publica ACAI (Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo) tras el Informe Anual del Aborto Provocado, que concluye que se han realizado 1057 abortos menos con respecto a años anteriores.

Aclaraciones y actualidad del aborto en España publicadas por ACAI:

La interrupción del embarazo es una prestación sanitaria, segura y gratuita, y así la define la actual ley del aborto (LO 2/2010). Está garantizada a cargo de la sanidad pública de cada Comunidad Autónoma para todas las mujeres que tengan su tarjeta sanitaria en vigor y no hayan cumplido más de 14 semanas de gestación.

Como cualquier otra prestación sanitaria, una mujer puede elegir pagar por el procedimiento cuando no quiera esperar a realizar los trámites de gestión de la interrupción del embarazo por la Seguridad Social, de forma que se practicará de forma inmediata y directamente en la clínica IVE.

En la actualidad prácticamente todos los abortos, ya sean de pago o gratuitos, se realizan en los Centros Acreditados para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Clínicas IVE). Son centros privados, de los cuales muchos de ellos están concertados con el Sistema Sanitario de su Comunidad Autónoma para realizar esta prestación sin coste alguno para la mujer.

Este sistema de concertación que garantiza la gratuidad del aborto también garantiza la plena seguridad del procedimiento (la morbimortalidad es casi nula en nuestro país por esta causa). Estas clínicas tienen las instalaciones más óptimas y su personal es especialista en este campo, teniendo también un protocolo de atención a las pacientes, por lo que garantizan la discrección y la confidencialidad que se requieren en estos casos.

Aquí dispondrás de más información de la cómo tramitar la interrupción del embarazo como prestación gratuita del Sistema Nacional de Salud.

Para los abortos más allá de la semana 14 el acceso es diferente

La ley del aborto también regula aquellos casos después de las 14 semanas por los que es legal abortar. Se refiere a causas de alto riesgo por las que es preciso interrumpir el embarazo para salvar la salud o la vida de la mujer, cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida o exista riesgo de que existan. En estos supuestos se amplía el plazo hasta las 22 semanas.

Pero a pesar de estar reguladas, ACAI denuncia que en la realidad existen dificultades de acceso por no existir en todas las comunidades autónomas centros acreditados que practiquen el aborto de alto riesgo. De hecho, muchas de las clínicas están solo acreditadas para practicar la IVE hasta las 14 semanas, por lo que una mujer que necesite este tipo de intervención puede tener la suerte o no de que en su región exista un centro acreditado para tal fin.

En el caso de que no tenga un centro cercano, la mujer será derivada al que quede más próximo de su comunidad autónoma. También pueden ofrecerle realizarse el procedimiento en un hospital público, pero con respecto a este punto existen también muchos problemas.

¿Por qué no se realizan interrupciones del embarazo en los hospitales?

Actualmente se ha abierto el debate sobre la práctica de la IVE en los hospitales o centros públicos. Muchas fuerzas políticas y asociaciones feministas llevan tiempo solicitando que el aborto se realice directamente en éstos. Sin embargo no es tan sencillo y ACAI se realiza las siguientes preguntas: ¿hay voluntad política para que así sea?, ¿están formados los/as profesionales de la sanidad pública para realizar abortos?, ¿se les formará en todas las técnicas?, ¿se va a seguir garantizando el acompañamiento y la intimidad de las mujeres?, ¿podrá seguir eligiendo la mujer el método de la intervención: farmacológico o instrumental?, ¿se van a destinar recursos económicos a tales fines?

Y es que realmente los centros públicos no están preparados ni a nivel de personal, ni presupuestario, ni mucho menos protocolizados para realizar abortos en las mismas condiciones que las Clínicas IVE.

Además, en estos centros nos encontramos con el problema de la objección de conciencia de algunos profesionales. Según ACAI, cuando alegan objección de conciencia para no practicar el aborto, no es por causas morales, sino por causasde prestigio profesional‘. Aún existe un gran estigma con estas intervenciones, y existe ese miedo entre nuestros doctores y doctoras a perder proyección profesional.

El abuso del método farmacológico para salvaguardar esa objección de conciencia

El problema con las objecciones de conciencia va más allá del prestigio profesional. Se denuncia también que se está abusando del método farmacológico (aborto con pastillas) en los centos públicos por estas mismas razones. De esta forma un profesional que quiere objetar conciencia no tiene apenas que intervenir sobre la paciente si le prescribe los fármacos para abortar (Mifepristona y Misoprostol) en lugar de realizarle un aborto quirúrgico (una técnica que sí requiere de implicación médica).

La entidad ACAI alerta de que la expansión del método farmacológico en detrimento del instrumental (quirúrgico), sería negativa y va en contra de las propias pacientes. Recordemos que las pastillas para abortar solo pueden utilizarse dentro de las 7 primeras semanas de gestación. La técnica quirúrgica es utilizada hoy por el 80% de las usuarias.

Lo importante de este punto es seguir con las recomendaciones de la OMS sobre la necesidad de que los/las profesionales que realicen abortos se formen en todas las técnicas de IVE para garantizar la seguridad de la intervención. Esta premisa siempre habrá de estar por encima de la búsqueda del prestigio profesional o de la objección de conciencia. Además, imponer un método sobre otro es una falta a la libertad de elección de las pacientes, quienes tienen el deber y el derecho a decidir no solo si interrumpen su embarazo, sino la técnica que desean emplear para realizarlo.

Tras casi 8 años desde la aprobación de la ley actual del aborto, es momento de reabrir el debate y evaluar todas estas carencias detectadas en el sistema público que regula la prestación de la interrupción del embarazo. Hay mucho que mejorar.

Finalmente, ACAI pide también que se derogue la reforma de la ley que impuso el consentimiento paterno para todas las menores de edad que deseaban interrumpir su embarazo. Con esta reforma, se calcula que entre 300 y 400 menores se han quedado en una situación de imposibilidad de acceder a esta prestación por causas de desprotección o riesgo social grave.

Las políticas de prevención de embarazos no deseados también son otro punto flaco de la ley que no se está cumpliendo. Hace falta una mejora de la educación sexual y facilitar un mejor acceso a la anticoncepción.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.