La esterilización es un método anticonceptivo quirúrgico y permanente. A las mujeres se les realiza a través de la “ligadura de trompas”, y a los hombres a través de la “vasectomía”

La esterilización se realiza tanto a mujeres como a hombres. Consiste en realizar una intervención quirúrgica muy sencilla y con pocos riesgos. La recuperación se hace de forma rápida, y se retoma el ritmo normal de vida en un plazo muy corto de tiempo.

Esta cirugía es definitiva, es decir, es una decisión que no debe ser tomada a la ligera. Es recomendable hablar primero con profesionales ginecológicos, quienes podrán ayudar a la persona a valorar la situación. Requiere de un tiempo de pensarlo y finalmente tomar la decisión de forma madura y razonada. Normalmente, las personas que se realizan la esterilización ya han alcanzado una edad en la que no desean concebir, o ya han tenido hijos/as, y no desean bajo ningún concepto un nuevo embarazo.

Si estás pensando en realizarte la esterilización, encuentra aquí Clínicas Ginecológicas donde realizan la intervención de ligadura de trompas, o la intervención de vasectomía.

Esterilización femenina: la ligadura de trompas

ligadura de trompas, esterilización femenina

Consiste en una cirugía o intervención cuya función es bloquear las Trompas de Falopio. Este bloqueo no permitirá que los óvulos puedan bajar hacia el útero, por lo que impedirá que se produzca un embarazo.

Dura alrededor de 30 minutos, y se puede realizar con anestesia local o general.El mismo día de la intervención, la mujer podrá marcharse a casa a las pocas horas de habérsela realizado.

Se recomienda a mujeres adultas que saben con total seguridad que no quieren embarazarse de aquí en adelante. Además de proteger definitivamente del embarazo, la esterilización femenina disminuye el riesgo de cáncer de ovario.

Este procedimiento puede ser reversible, es decir, a través de una cirugía llamada “recanalización”, las mujeres pueden revertir el proceso. Sin embargo, esta cirugía sí tiene más riesgos y es un poco más complicada.

Riesgos de la esterilización femenina:

  • En 1 de cada 200 mujeres (un número muy bajo) ha ocurrido que las Trompas no se han cerrado completamente, lo que puede traer riesgo de embarazo.
  • Si ocurriera un embarazo tras la ligadura de trompas, éste puede tener el riesgo de ser ectópico (que se desarrolle en la trompa de falopio). Este tipo de embarazos hay que interrumpirlos rápidamente por el riesgo que conllevan.
  • En un número muy bajo de casos se ha dado alguna pequeña lesión en los tejidos del aparato reproductor, causadas por los instrumentos quirúrgicos durante la intervención.

Después de esterilización la menstruación volverá de manera normal. Si antes de la intervención, la mujer había usado algún método anticonceptivo hormonal (DIU, sistema intrauterino, implante, pastillas…), los periodos volverán a como sucedían antes de utilizar el anticonceptivo.

Esterilización masculina: Vasectomía

esterilización masculina

La vasectomía es una intervención quirúrgica de bajo riesgo, que consiste en bloquear los conductos deferentes. Estos conductos son unos pequeños tubos por donde los espermatozoides circulan desde los testículos hasta la uretra. Esta intervención es recomendable para aquellos hombres que saben con total seguridad que no desean ser padres en un futuro.

La esterilización masculina también puede ser reversible, pero para ello es necesaria una cirugía mucho más compleja.

El procedimiento dura apenas unos minutos y se realiza con anestesia local. El mismo día el hombre se podrá marchar a casa a las pocas horas de la intervención.

Riesgos de la esterilización masculina

La vasectomía apenas conlleva riesgos. Al poco tiempo de realizarla, se analizará el semen para comprobar que éste no contiene espermatozoides.

El gran mito de la vasectomía: Hay muchos hombres que siguen pensando que tras la vasectomía no podrán funcionar sexualmente. Esto es totalmente falso. Las erecciones y las eyaculaciones serán iguales que antes del procedimiento, sólo que el semen no contendrá espermatozoides.

En cuanto a los pequeños riesgos, pueden ocurrir aquellos derivados de la intervención, como dolor, hinchazón o infección de la zona. No obstante, los profesionales indicarán qué cuidados deben realizarse para evitarlos.

Después de la esterilización:

Tras la operación, el hombre debe acudir a realizarse el análisis del semen, para comprobar que no contiene espermatozoides. La reducción de espermatozoides en el semen eyaculado va decayendo poco a poco hasta aproximadamente 3 meses después, cuando por lo general ya no quedarán espermatozoides en el semen. Por este motivo, se recomienda utilizar preservativo en las relaciones sexuales durante este periodo de tiempo, al menos hasta que los profesionales se aseguren de la ausencia de los espermatozoides.

La gran mayoría de los hombres que se han realizado la esterilización quedan muy satisfechos, y pueden disfrutar de sus relaciones sexuales sabiendo que no se expondrán a embarazar a su pareja.

Recuerda: la esterilización no protege de contraer ITS (infecciones de transmisión sexual). Para prevenirlas, se debe utilizar el preservativo masculino o femenino.
Para conseguir la mejor planificación anticonceptiva para tu caso, debes acudir a ginecología en tu centro de salud, o bien visitar las Clínicas Ginecológicas Privadas para evitar listas de espera.

 

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.