¿Cómo prevenir el SIDA? #DíaMundialSida

uso del condón para prevenir el sida

Hoy es 1 de diciembre, el #DíaMundialSida, y como todos los años, dedicamos esta fecha a explicar cómo evitar el contagio de VIH/SIDA, y a explicaros en qué consiste esta enfermedad de transmisión sexual, así como hablar de los mitos que hay en torno a ello, con el fin de que tengáis una información fiable y segura de cara a prevenir el SIDA.

¿Cómo prevenir el SIDA?

La única manera de prevenir el contagio del VIH/SIDA es usando el condón masculino o femenino en tus relaciones sexuales, además de pañoletas de látex si tienes sexo oral, sobre todo si se tienen heridas o yagas en la boca.

Como-se-pone-un-condon

¿Qué es el VIH/SIDA y cómo se contagia?

VIH son las siglas del virus de inmunodeficiencia humana. El VIH es un virus que daña y va eliminando progresivamente las células del sistema inmunitario del organismo (el encargado de protegerse de enfermedades). SIDA son las siglas del síndrome de inmunodeficiencia adquirida. El SIDA comienza cuando el VIH ya lleva instalado años en el organismo, e implica que cuando el sistema inmunitario está bastante debilitado, comenzarán a suceder una serie de enfermedades de las que el organismo no podrá defenderse.

El VIH suele contagiarse a través de las relaciones sexuales sin protección con una persona infectada, por contacto con el semen o fluidos vaginales. El VIH también puede contagiarse por compartir agujas o mediante el contacto con la sangre de una persona infectada. Las mujeres infectadas pueden transmitírselo a sus bebés durante el embarazo o el parto.

Es mucho menos común que el VIH sea transmitido a través del sexo oral, pero existe el riesgo de infección si se tiene sexo oral y alguna de las personas tiene heridas o llagas en la boca.

El mayor mito o falsedad sobre el VIH: El VIH no se transmite por el contacto social con alguien que porta el virus. Esto significa que no puedes contagiarte al saludar a alguien dándole la mano, a través de besos o abrazos, al beber de una misma taza, o al comer alimentos preparados por una persona portadora del virus.

Síntomas

El VIH puede no presentar ningún síntoma, especialmente en sus primeras etapas, por tanto, para detectarlo hay distintos sitios donde se puede solicitar unas pruebas rápidas. Para prevenir el SIDA, y por tanto el VIH, es imprescindible el uso del condón. Los síntomas del VIH, cuando ya lleva instalado en el organismo durante años, también pueden ser similares a los causados por otras enfermedades.

Por ello, la única forma de determinar con certeza si una persona tiene el virus es mediante una prueba del VIH. Si has mantenido relaciones sexuales sin protección, sobre todo aquellas personas que han tenido o tienen varias parejas sexuales, es importante la realización de esta prueba de vez en cuando.

Primeras etapas

Al principio, una persona con el VIH no tendrá ningún síntoma visible.

Unas pocas semanas después de contraer la infección, muchas personas pueden tener síntomas similares a los de una gripe, que pueden desaparecer después de un tiempo. Estos síntomas pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, cansancio y ganglios inflamados en el cuello y la ingle. Pero al ser iguales o parecidos a cualquier resfriado o gripe común, no se puede saber si este síntoma significa que se tenga el VIH, a menos que se haga una prueba.

Sin embargo, incluso si una persona con el VIH se siente sana, el virus igual está afectando su organismo. Una vez que el VIH ingresa al organismo, infecta a grandes cantidades de células y rápidamente se disemina por todo el cuerpo llegando a muchos sistemas de órganos. Durante este período inicial, las personas con el VIH tienen más probabilidad de transmitir el virus durante el sexo sin protección u otras situaciones de riesgo, ya que el VIH se encuentra presente en grandes cantidades en los fluidos genitales y en la sangre.

La infección por el VIH se asocia a muchos problemas de salud, incluidas las infecciones frecuentes o inusuales, las enfermedades cardíacas, renales o hepáticas y el cáncer.

Etapas posteriores

Una de las últimas etapas de la infección por el VIH es el SIDA, cuando el sistema inmunitario de una persona está sumamente debilitado y tiene dificultad para combatir las infecciones y ciertos tipos de cáncer. En esta etapa, hay síntomas graves que pueden incluir rápida pérdida de peso; neumonía; inflamación prolongada de las glándulas linfáticas; máculas en la piel; diarrea prolongada; lesiones en la boca, el ano o los genitales; y pérdida de memoria, depresión y otros trastornos neurológicos.

Todavía no existe cura para el VIH, pero puede ser tratado mediante medicamentos retrovirales para llevar una vida lo más normal posible y frenar sus efectos en el sistema inmunitario o de defensas del cuerpo. A partir de 2016 es posible que comience a comercializarse una vacuna contra el SIDA, descubierta en España, y que servirá para que los pacientes infectados dejen de tomar los medicamentos retrovirales, ya que la vacuna tiene el mismo efecto.

Pruebas del VIH, otro mecanismo para prevenir el SIDA

Para saber si has contraído el VIH, pide cita con tu médica/o del centro de salud donde sueles ir. Muchas clínicas, programas contra el abuso de sustancias, centros de salud comunitarios y hospitales también las ofrecen.  Existen además, fundaciones donde puede solicitar información y pruebas de manera anónima, confidencial y gratuita. Las pruebas rápidas del VIH consisten en tomar una muestra de saliva y da los resultados en pocos minutos. Algunas de estas entidades son Apoyo Positivo, la Fundación Triángulo o CESIDA.

Realizarte la prueba de manera periódica, sobre todo si tienes varias parejas sexuales, implica prevenir el SIDA, pues en todo momento sabrás si estás infectado y si puedes contagiar a otras personas, en cuyo caso se tomarán las precauciones oportunas durante las relaciones sexuales mediante el uso del condón y las pañoletas de látex. 

 

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.