El herpes genital es una infección común causada por el virus del herpes simple (VHS). Una persona que tiene esta infección debe usar preservativo en todas sus relaciones sexuales durante toda su vida, ya que por el momento no tiene cura y el virus se instala en el cuerpo de forma permanente.

herpes genital

La infección se transmite al tener sexo vaginal, anal u oral sin protección (besar, lamer o chupar los genitales). También se puede contraer a través del contacto genital cercano (cuando existe contacto con la piel).

Un brote inicial del herpes genital podría estar seguido por un periodo de inactividad del virus en el cuerpo antes de volver a activarse de nuevo causando brotes posteriores.

El herpes tiene una incidencia mayor en hombres y mujeres mayores de 20 años.

Si crees que puedes tener herpes genital u otra ITS, encuentra aquí Clínicas Ginecológicas donde realicen detección y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual. Pide cita inmediata si lo deseas.

¿Cuáles son los síntomas del herpes genital?

Los síntomas del herpes normalmente se pueden detectar por un picor o quemazón alrededor del área genital y por la aparición de pequeños granos rojos que luego se transforman en llagas. Otros síntomas que pueden presentarse son dolor en los glúteos, piernas o genitales, o sensación de presión en el abdomen.

El virus del herpes es más contagioso justo antes o después de que salgan las llagas. Sin embargo, muchas personas que tienen herpes nunca muestran síntomas, y por ello, difícilmente podría detectarse. El herpes genital sólo puede diagnosticarse con la observación y análisis de las llagas.

¿Cómo tratarlo?

Por el momento no hay cura para el herpes genital, ya que esta infección está provocada por un virus. Pero hay ciertos medicamentos antivirales que pueden reducir la severidad con la que se presentan los episodios. Es importante buscar tratamiento lo antes posible para que haga efecto.

La mayoría de las personas solo tendrán uno o dos episodios en los que las llagas aparezcan, pero puede haber otras personas que tengan más brotes a lo largo de su vida. Aunque no aparezcan llagas, no significa que no se tenga el virus. Éste permanecerá siempre en el organismo.

Si aparecen las llagas, es muy importante no tocarlas, ya que puedes pasar el herpes a otra parte de tu cuerpo. Si las has tocado, es importante lavarte bien las manos con agua abundante y jabón desinfectante.

Si has sido diagnosticado/a de herpes genital, es muy importante que hables con tu pareja/s de que lo tienes. Sólo así podrás evitar el contagio. Usa siempre condones en tus relaciones sexuales (sexo oral, vaginal, anal). Además deberás extremar el cuidado y tu higiene si tienes el herpes en otra parte del cuerpo.

Si crees que puedes tener alguna ITS, es mejor que acudas a un centro a hacerte las pruebas correspondientes. Una opción es pedir cita al ginecólogo. Otra opción es acudir a una clínica ginecológica privada que ofrezca servicio de atención y tratamiento de ITS.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.