La sífilis es una infección bacteriana transmitida sexualmente. Aunque no es la más común de las ITS, está aumentando en Europa.

La sífilis puede ser transmitida por sexo vaginal, anal u oral sin protección, o también si se comparten juguetes sexuales sin lavarlos o cubrirlos con un preservativo. También puede ser transmitida por una madre al bebé a través del canal del parto.

sífilis vista en microscopio

Utiliza siempre condón en tus relaciones sexuales para prevenir y evitar las infecciones de transmisión sexual.

Los síntomas de la sífilis pueden ser muy leves al principio y podrías no darte cuenta de que la tienes, por ello es posible transmitir la infección sin darte cuenta. El contagio se realiza por el contacto directo con una llaga que se forma cuando se tiene esta ITS.

Si crees que puedes estar ante una ITS, es necesario que te realices la prueba enseguida. Encuentra aquí tu Clínica Ginecológica más cercana para la detección y el tratamiento rápido de las ITS.

¿Cómo reconocer la sífilis?

La sífilis se puede desarrollar en tres etapas:

  • La primera etapa (sífilis primaria)
  • La segunda etapa (sífilis secundaria)
  • Fase latente
  • La tercera o etapa latente (sífilis terciaria)

La primera etapa comienza por una inflamación indolora, habitualmente cerca de la vagina o el pene, pero también puede aparecer en la boca o el ano. Se forma una llaga o úlcera, llamada “chancro”. El chancro desaparece al mes o mes y medio, pero la enfermedad no desaparece, sino que comienza la segunda fase. Puede confundirse esta úlcera con cualquier otra herida común en la piel.

Los síntomas de la fase secundaria pueden aparecer hasta medio año después de que desaparezca el chancro. Aparece un sarpullido en el cuerpo, como unas manchas rosáceas que no duelen. También aparece fiebre, dolor de garganta, pérdida de peso o caída del cabello. Normalmente, no se suele llegar a la tercera fase, sino que vuelven los síntomas de la primera y la segunda, tras periodos de inactividad.

Si la enfermedad no se trata en las dos primeras etapas, aparece la fase latente. La fase latente es un periodo de inactividad de la enfermedad en la que la sífilis no es contagiosa.

La tercera fase llega a los años de tener la enfermedad, si ésta no ha sido detectada ni tratada. En el caso de ocurrir, en la tercera etapa es cuando la enfermedad ataca al sistema nervioso o algún órgano, como el corazón o los huesos. En esta etapa tampoco es contagiosa, pero puede provocar estas complicaciones graves, o incluso la muerte.

¿Cómo tratarla?

Esta enfermedad se detecta con un análisis de sangre, o cogiendo una muestra de las llagas. La sífilis se puede tratar con antibióticos, sobretodo en la primera y segunda etapa. Tratada a tiempo, no se quedan secuelas. Es recomendable repetir las pruebas pasado un tiempo, para ver que no ha quedado rastro de la bacteria. La sífilis puede adquirirse de nuevo, ya que el tratamiento no te inmuniza de la infección.

Si crees que puedes tener alguna ITS, es mejor que acudas a un centro a hacerte las pruebas correspondientes. Una opción es pedir cita al ginecólogo. Otra opción es acudir a una clínica ginecológica privada que ofrezca servicio de atención y tratamiento de ITS.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.