Si alguna vez te has preguntado qué es una ITS, o infección de transmisión sexual, se refiere a cualquier clase de infección bacteriana o vírica que pueda propagarse a través del contacto sexual.

El contagio de ITS no se limita solo a la penetración sin protección. Algunas ITS pueden propagarse a través del sexo oral (al besar, lamer o succionar los genitales), o por el contacto entre genitales sin penetración. Es decir, hay algunas prácticas sexuales que son de riesgo si no se utiliza protección.

its microscopio. Qué es una ITS

Muchas de estas infecciones ya las conocerás. Entre las más conocidas figuran la gonorrea, herpes genital, verrugas genitales, clamidia, y VIH, entre otras.

Puedes leer acerca de todas ellas en nuestra sección de tipos de infecciones de transmisión sexual. Encontrarás síntomas, tratamiento, prueba, etc. de cada una de ellas.

En el caso de algunas infecciones, los síntomas pueden hacerse evidentes días después del encuentro sexual. Pero otras no son visibles hasta pasado un largo período de tiempo y otras incluso pueden no mostrar ningún tipo de síntomas. Por ello, todo el mundo debería realizarse las pruebas de ITS cada cierto tiempo. Éstas suelen verse en una revisión ginecológica o urológica en el caso de los hombres. También mediante algún análisis de sangre u orina que tu médico/a puede mandarte hacer cada cierto tiempo.

Si deseas realizarte una prueba de ITS, aquí encontrarás clínicas cercanas donde realizártela. Siempre de manera confidencial y lo antes posible si así lo deseas.

Lo cierto es que muchas personas no las tienen nunca en cuenta. Como consecuencia, las infecciones se han diagnosticado ya avanzadas, con una cura complicada. Cuanto antes se diagnostique una ITS, más fácil será su control mediante la medicación y las indicaciones médicas, y por tanto su curación.

Muchas de ellas son muy fáciles de curar, pero con un diagnóstico lo más precoz posible.

Se les puede llamar infecciones de transmisión sexual (ITS), enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas (EV). Todos estos términos se refieren a lo mismo: infecciones que pueden contraerse o transmitirse a través del contacto sexual con otra persona.

qué es una its

Qué es una ITS bacteriana

Una infección de transmisión sexual provocada por una bacteria, es toda aquella que se cura fácilmente mediante antibióticos y otras indicaciones. Las bacterias son microorganismos que adquirimos mediante muchas formas diferentes. A lo largo de nuestra vida adquirimos diferentes tipos de bacterias. Las ITS bacterianas se instalan en el organismo, pero pueden eliminarse mediante los fármacos. Entre ellas encontramos la gonorrea, clamidia, o la sífilis. Cuanto antes se diagnostiquen, mñas efectiva será la cura total, ya que a largo plazo, pueden generar daños en algunos órganos de nuestro cuerpo.

Qué es una ITS vírica

El virus es un agente que sólo se multiplica dentro de las células del organismo. Las infecciones de transmisión sexual provocadas por virus, son todas aquellas que por el momento no tienen cura. Los antibióticos no sirven para eliminar los virus. Los virus que provocan estas ITS se instalan en el cuerpo de forma permanente, y pueden actuar, o bien estar latentes sin avanzar gracias a una serie de medicamentos creados para ello. En el caso del VIH, los fármacos antirretrovirales impiden el avance del virus en el organismo y normalizan la vida de la persona. Otras ITS de esta tipología son el Virus del Papiloma Humano (VPH), o el herpes genital, causado por el virus del herpes simple (VHS).

Qué es una ITS parasitaria

Las ITS provocadas por parásitos son aquellas cuya cura se realiza mediante lociones, cremas, y a veces junto con algunos fármacos. Los parásitos son organismos que se alimentan de sustancias de nuestro cuerpo. Las ITS de este tipo más conocidas son las ladillas, o la sarna. Es necesario diagnosticarlas y eliminarlas cuanto antes, para que no provoquen daños en nuestro cuerpo.

Si crees que puedes tener alguna ITS es mejor que acudas a un centro a hacerte las pruebas correspondientes. Una opción es pedir cita al ginecólogo. Otra opción es acudir a una clínica ginecológica privada que ofrezca servicio de atención y tratamiento de ITS.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.