Muchos de los síntomas de ITS son similares y otras infecciones incluso ni siquiera presentan síntomas. No es buena idea que intentes buscar un diagnóstico por ti mism@. Lo mejor es hablar una persona especialista si crees que has contraído una infección.

Puedes encontrar más información sobre los principales síntomas de las diferentes ITS en la sección “Tipos de ITS” de esta web.

Si crees que tienes una ITS por haber manifestado algún síntoma, o deseas hacerte las pruebas por control y prevención, localiza aquí tu Clínica Ginecológica más cercana. Dan citas inmediatas y el trato es muy discreto y confidencial.

síntomas de ITS

De todos modos, aquí tienes los síntomas de ITS más comunes que suelen manifestarse al tener una infección de transmisión sexual:

Síntomas de ITS en mujeres:

  • Secreciones vaginales inusuales (cambio de color, olor, textura).
  • Dolor, sensibilidad o inflamación de la vulva.
  • Sangrado entre periodos menstruales.

En hombres:

  • Secreciones del pene insuales.
  • Dolor, sensibilidad, o inflamación del glande.
  • Dolor o molestia en los testículos.

Síntomas comunes en mujeres y hombres:

  • Sensación de ardor o dolor al orinar
  • Picor o quemazón, magulladuras o inflamación en la zona genital y boca
  • Dolor durante el sexo
  • Secreciones anales o picor
  • Síntomas parecidos a los del resfriado junto a uno de los síntomas anteriores
Recuerda: Algunas ITS no presentan ningún tipo de síntoma. Lo mejor es que te hagas pruebas de ITS cuanto antes si tienes alguno de los síntomas de la lista, si la persona con quien has tenido relaciones sexuales te dice que tiene una ITS, o si simplemente crees que puedes haber estado expuest@ a una infección.

En algunas ocasiones, los síntomas de ITS aparecen poco después de haber tenido relaciones sexuales sin protección. Otras veces los síntomas llegan mucho más tarde. Y algunas ITS no presentan síntomas inmediatos. Por eso, lo más razonable es que si has mantenido sexo sin protección con personas que no sabes si están sanas, lo mejor es que te hagas pruebas periódicas para descartarlas.

Tener una ITS y no saberlo conlleva muchos riesgos, ya que si se detecta tarde, el tratamiento puede no ser tan efectivo. En algunos casos, algunas ITS como la clamidia, provocan daños posteriores como infertilidad. Cuanto antes se detecten, más efectivo será el tratamiento.

De todas maneras, lo más importante es prevenir o evitar contraer ITS. Cuantos menos riesgos se corran, tu vida sexual será más satisfactoria y saludable.

Si crees que puedes tener alguna ITS, es mejor que acudas a un centro a hacerte las pruebas correspondientes. Una opción es pedir cita al ginecólogo. Otra opción es acudir a una clínica ginecológica privada que ofrezca servicio de atención y tratamiento de ITS.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.