Juegos sexuales peligrosos en adolescentes en España

adolescentes jugando a la botella. Juegos sexuales peligrosos
Se llama ‘el muelle’ y es uno de los juegos sexuales peligrosos que se han detectado en adolescentes en España. Profesionales sanitarios alarman del aumento de embarazos no deseados, las ITS y los desgarros en el caso de las chicas.

Su inicial es G. y tiene 17 años. Realizó estas prácticas sexuales, y como consecuencia, hace unos meses quedó embarazada. Tuvo que hablar con sus padres para que le prestaran el consentimiento para abortar, al ser menor de edad. Como ella, hay al menos tres menores más que tuvieron un embarazo no deseado en 2016 por estos juegos sexuales.

Si estás ante un embarazo no deseado y deseas interrumpirlo, localiza aquí la Clínica IVE más cercana. En España es legal el aborto hasta las 14 semanas. Pide cita inmediata.

Otros datos recientes, es que han aumentado los casos de adolescentes contagiados de infecciones de transmisión sexual (VIH, gonorrea, virus del papiloma humano…).

Los embarazos no deseados y las ITS son dos de los riesgos más importantes derivados de practicar juegos sexuales peligrosos. La práctica del ‘muelle’, también llamada ‘la ruleta sexual‘, se dice que es originaria de Medellín (Colombia). Los chicos, sentados, y las chicas, colocadas encima de ellos, fuerzan la penetración sin condón. Las chicas van rotando y cambiando de pareja, y pierde el chico que eyacula primero.

Se han registrado en Madrid varios casos de esta práctica, pero pueden ser más de los contabilizados. Muchos adolescentes no cuentan ni hablan de lo que han hecho a pesar de las consecuencias. G, la chica de 17 años que abortó, les contó a sus padres que fue un ‘accidente’ con su pareja. Aunque los datos no son alarmantes, sí que es preciso analizar la situación…

juego del muelle, adolescentes. Juegos sexuales peligrosos

El trasfondo de estos juegos sexuales peligrosos:

La consecuencia más visible son los embarazos y el contagio de ITS. El uso del preservativo no es algo que tenga en cuenta este sector de adolescentes, que, conscientes o inconscientes de la situación, creen que a ellos nunca les va a pasar nada… Pero más allá de esto, paremos a analizar este caso y el trasfondo que tiene.

  • Inmadurez. Sí. Y es que la adolescencia actual desea y ansía vivir demasiado deprisa. Creen que los juegos sexuales peligrosos son emociones fuertes que tienen que vivir para demostrar algo. ¿A quién? ¿A sí mismos?
  • Inconsciencia. De las consecuencias, de que lo que llaman diversión, puede suponer arrastrar una enfermedad para el resto de su vida.
  • Estos juegos no implican disfrutar del sexo. No se siente ni se experimenta. Simplemente se actúa sin conocimiento.
  • Sexismo. Para los chicos, se intentan demostrar unos a otros quién es más machote. ‘El que primero eyacula, pierde’. Pero para las chicas, el trasfondo es aún peor…
Mediante los juegos sexuales peligrosos, como el muelle, las chicas creen que demuestran su liberación sexual. Pero nada parecido en realidad… Forzar la penetración puede causar desgarros vaginales. Por no hablar de que son ellas las peor paradas, por partida doble (embarazos e ITS). Son ellas las que se montan encima, las que rotan. Aunque los chicos se pusieran condón, ellas igualmente tienen contacto con los fluídos de las demás.

¿Qué se puede hacer al respecto?

Aunque se haya creado la alarma, esto no llega a ser una moda. Pero sí que hay que tenerla en cuenta, en especial para aquellas personas que influimos y educamos a adolescentes. Especialistas en educación sexual, profesorado, padres y madres. Está bien hablar sin tabúes, de las consecuencias y de cómo prevenir. Pero no entrar sólo en este bucle de riesgos. Hay que promover las buenas prácticas, en qué consiste el verdadero disfrute sexual.

Una visión de la sexualidad positiva podría ser de mucha ayuda para quienes comienzan a experimentar con el sexo.

Para los propios adolescentes:

Es evidente decir que los juegos sexuales peligrosos, como el muelle y muchos más, al final, no te van a hacer mejor, ni más libre… Puedes tener la suerte de no sufrir consecuencias, pero como su propio nombre indica, esto es una ‘ruleta’. Puedes ser tú el siguiente.

Si lo has practicado con anterioridad, es el momento de parar, y pensar. Y en especial, es el momento de acudir a un centro a realizarte las pruebas.

Encuentra aquí tu clínica más cercana para realizar pruebas de ITS. Elige una y pide cita inmediata.

 

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.