Sexo y machismo: mala combinación

el machismo provoca insatisfacción sexual
Pese a los grandes esfuerzos por lograr una cultura y una sociedad igualitarias, el machismo aún cala hondo en nuestras vivencias y en el día a día. Las relaciones sexuales no son una excepción. Sexo y machismo son una mala combinación y trae una serie de consecuencias negativas.

Se define machismo como la actitud o la manera de sostener que el hombre es, por naturaleza, superior a la mujer. Esta creencia general actúa de acuerdo a las espectativas de lo que es ser ‘un verdadero hombre’ y de lo que es ‘una verdadera mujer’. Los diferencia de forma desigual, los limita, y en definitiva, destruye.

En las relaciones de pareja, el machismo justifica el bienestar de los hombres por encima del de las mujeres, diferenciando claramente los roles de uno y otro sexo: los hombres serían la parte activa, son los que proveen, los que toman decisiones. Las mujeres serían las sumisas, las obedientes y las pasivas. Los tiempos evolucionan, y aunque se palpen cambios en estas actitudes, lo cierto es que el machismo sigue presente en todas las esferas de la vida, muy especialmente en el ámbito de la pareja.

En las relaciones sexuales, un terreno íntimo, y perteneciente a la privacidad de las personas, se ha cambiado poco o muy poco. El sexo cotidiano está lleno de actitudes machistas. El machismo en el sexo acarrea numerosos problemas sexuales que más adelante enumeraremos, y que son el foco de la mayoría de las consultas a expert@s en sexología.

Existen varias clínicas que realizan consultas y terapias sexológicas. Acudir a consulta sexológica cuando se tienen problemas en las relaciones sexuales es de gran ayuda para muchas parejas, o de manera individual.

Mitos y actitudes machistas en el sexo:

pareja y la primera vez

La primera vez duele mucho

¿A quién?… A las chicas, ¿verdad? No vale decir que es mala suerte para las mujeres ser las sufridoras en el sexo por culpa de la anatomía. NO ES ASÍ. Lo cierto es que hay un cliché muy pobre sobre la primera vez, y es que casi todo el mundo la entiende como la primera vez en la que una pareja practica la penetración vaginal. Es decir, la expectativa sobre la penetración es tan grande, que todo lo demás pasa a un segundo plano.

Las chicas son las grandes perdedoras. El dolor que pueden llegar a sentir es el causante de la tensión muscular provocada por los nervios.

La sexualidad femenina aún es vista como algo pasivo. Se habla poco de su placer, de cómo buscarlo y cómo obtenerlo. El cine porno comercial es un reflejo de lo que se espera del sexo femenino: mujeres como receptoras del sexo masculino.

Mientras las mujeres y las chicas jóvenes no se sientan con el poder de mandar sobre su propia sexualidad, la primera vez al final seguirá siendosólo  el momento de recibir el pene del hombre. Lo que se espera de ellas (no de lo que ellas desean), es tumbarse a esperar si les duele o no.

Aquí podrás leer nuestros consejos sobre la primera vez, de cómo eliminar los temores, y de cómo disfrutarla.

Las mujeres no suelen pensar en el sexo

Ésta es otra actitud machista que debemos desmitificar. Numerosos estudios demuestran que son las mujeres las que más mienten sobre sus deseos y pensamientos para ajustarse a las expectativas sociales de su género. Y es que, ‘lo que se espera’ suele ganar terreno a ‘lo que se desea’.

La eliminación del vello corporal

La publicidad de la eliminación del vello es mayoritaria. Nos hacen creer que estar depilados hará el sexo más placentero y divertido. Pero lo cierto es que nadie debe verse obligado a cumplir con los cánones tan absurdos que nos imponen. Este mandato recae especialmente en las mujeres. Sin embargo, debemos pensar que la industria de la depilación obtiene sus beneficios económicos gracias a nuestras inseguridades.

Los chicos y los hombres son los que deben comprar los condones

El hecho de que sean los hombres los que se ponen los condones, no significa que sean ellos los que tienen que hacerse cargo de su compra o de llevarlos encima. La prevención es para las mujeres y para los hombres. Si a alguien se le ocurriera pensar mal sobre las mujeres que llevan sus propios condones, definitivamente no merece la pena ni saludarle.

Lo mejor es que cada persona se ocupe de su propia prevención: de evitar las infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados. Nadie lo hará por ti.

El hombre tiene que insistir para tener sexo

A esto se le llama acoso sexual, y está penado por la ley. Pero estas actitudes las hay a diario y se están dando cada vez más en adolescentes. La insistencia para tener sexo (en actitudes machistas y posesivas) se suele convertir en chantaje, agresión y violación en numerosas ocasiones. Debemos tener en cuenta que la mayoría de las violaciones ocurren en el seno de la pareja.

Esta actitud proviene de la creencia machista de que la voluntad de la mujer está sujeta a la del hombre. Pero lo cierto es que NO, SIGNIFICA NO. Esta frase debe quedar grabada en la mente de todas las personas para respetar los deseos y las decisiones de cada persona.

En definitiva, si adoptamos esta serie de actitudes en nuestras relaciones sexuales, estaríamos basándolas en el machismo. Estas actitudes traen inseguridades, miedos, y sobre todo problemas sexuales e insatisfacciones y masculinas y femeninas.

Problemas sexuales y sociales asociados al machismo:

pareja insatisfecha, disfunciones asociadas al machismo

En las mujeres

  • Vaginismo: es la aparición persistente de espasmos involuntarios en la vagina, que hacen imposible practicar el coito. Esta disfunción es generalmente de carácter psicológico. Sus causas principales son: miedo al dolor en las relaciones sexuales, educación estricta y conservadora que sostiene que el sexo es algo malo, y estrés.
  • Dispareunia: dolor genital persistente en la mujer antes, durante y después de las relaciones sexuales.
  • Trastorno orgásmico: ausencia de orgasmo aún teniendo una excitación sexual normal.
  • Trastorno en la excitación sexual: incapacidad para tener una respuesta de lubricación propia de la fase de excitación.
  • Trastorno por aversión al sexo: evitación de contactos sexuales con la pareja.

En los hombres

  • Trastorno por aversión al sexo: igual que en las mujeres
  • Trastorno de la erección (disfunción eréctil): incapacidad de mantener una erección hasta terminar la relación sexual.
  • Eyaculación precoz: aparición del orgasmo tras una respuesta sexual mínima y antes de que el hombre lo desee.
  • Trastorno orgásmico: ausencia de orgasmo tras una excitación sexual normal.
  • Dispareunia: dolor genital persistente antes, durante, y después de las relaciones sexuales.

En resumen, el machismo acarrea numerosos problemas sexuales, tanto en mujeres como en hombres. En las mujeres están relacionados con la actitud que se espera de ellas: pasividad. En los hombres por todo lo contrario: la presión a la que se someten por pensar que deben ser ellos quienes lleven la voz cantante en el sexo conlleva situaciones de estrés y como consecuencia las disfunciones antes enumeradas.

Encuentra aquí Clínicas Ginecológicas Especializadas para Tratamiento de Disfunciones Sexuales. Dan citas inmediatas.

Eliminar las barreras que el machismo nos pone es una tarea que debemos realizar todas las personas, con el fin de ser más felices, alcanzar el bienestar en las relaciones sexuales, y sentirnos más libres. Sólo así podremos disfrutar de quiénes somos, y no de lo que la sociedad quiere que seamos.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.