Al igual que cualquier otra parte de tu cuerpo, los genitales femeninos son diferentes y varían de una mujer a otra.

La parte externa de los órganos genitales femeninos se llama la “vulva”. Aunque la mayoría de la gente usa la denominación de vagina en lugar de vulva, la vagina solo es en realidad el tubo muscular que va desde el cuello del útero a la vulva.

Los genitales femeninos están compuestos por los labios mayores o exteriores, los labios menores o interiores, la abertura de la vagina, la abertura uretral, el ano y el clítoris. La abertura uretral es por la que se expulsa la orina.

genitales femeninos

Los genitales femeninos

El clítoris:

El clítoris se parece a una pequeña protuberancia con forma de guisante, con una capucha de piel que lo cubre. La función del clítoris es proporcionar placer sexual. El clítoris está lleno de nervios, lo que significa que puede ser extremadamente sensible al tacto. Es el equivalente al glande del pene masculino.

Para explorarte toda la zona, puedes sentarte enfrente de un espejo y explorarte con tu mano los genitales. Intenta localizar tu apertura vaginal, los labios mayores, los labios menores y el clítoris. El clítoris probablemente sea la zona más erógena de las mujeres, por lo que es imprescindible para la mayoría de ellas obtener satisfacción y placer a través de él.

Los labios mayores y menores:

Los labios mayores o exteriores están cubiertos de vello púbico, y pueden ser muy carnosos. Los labios interiores o menores están dentro de los labios mayores y no hay vello púbico en ellos. Algunas mujeres tienen los labios inferiores muy pequeños y no son capaces de vérselos con facilidad. Otras mujeres tienen los labios menores muy grandes y pueden sobresalir por fuera de los labios exteriores, por lo que siempre están visibles. Pueden tener un aspecto muy carnoso y mucho más grande que los labios exteriores. Tus labios menores también pueden ser diferentes el uno del otro, como ocurre también con los labios externos.

Una cosa es segura: si tienes los labios interiores muy grandes y sobresalen hacia abajo, no es nada fuera de lo normal. Muchas mujeres los tienen así y es completamente normal. Además, puedes encontrarlos más inflamados cuando estás en una fase de excitación sexual.

El flujo genital

Lo normal es que todas las mujeres liberen flujo vaginal durante cada mes. La cantidad puede variar, dependiendo de la etapa de tu ciclo menstrual en la que te encuentres. A veces el flujo es espeso y blanco, y otras veces (cuando estás liberando óvulos, los días cercanos a la ovulación) puede ser más líquido y claro. También puede tener un aspecto amarillento.

El objetivo del flujo es mantener la vagina húmeda, limpia y sana. El flujo limpia la vagina eliminando células muertas y bacterias. La cantidad de flujo puede variar de mujer a mujer y puedes notar que liberas más cantidad cuando te sientas sexualmente excitada.

Es normal que el flujo tenga un ligero olor. A veces liberar flujo de un color marrón ligero o rosa puede ser una señal de que tu periodo está a punto de bajarte. O también puedes liberar una secreción de color marrón al final de tu período. Pero si huele mal o sientes picor, ves que tiene un color inusual o una textura rara, esto puede ser un síntoma de que tienes una infección de transmisión sexual o una infección vaginal.

Si tienes el flujo inusual o piensas que puedes tener una ITS, encuentra aquí Clínicas Ginecológicas donde realicen detección y tratamiento de ITS.

Si todavía no te ha venido nunca la regla, el flujo puede ser una señal de que el período te va a venir en un futuro próximo.

El vello púbico

El vello púbico crece alrededor de los genitales y en las ingles. Puede ser grueso o fino, liso o rizado, oscuro o claro, todo esto es completamente normal.

Algunas personas se quitan parte o la totalidad de su vello púbico. También hay otras personas que no se lo quitan. Todo el mundo es diferente y tú eres la que decide qué hacer con el vello púbico.

El aparato reproductor interno

El aparato reproductor femenino se compone principalmente de la vagina, el útero, los ovarios, y las trompas de Falopio.

El cuello uterino une el canal de la vagina con el útero. El ciclo femenino es muy sencillo, y es el proceso por el que el útero se prepara para el embarazo todos los meses. El ciclo se dice que comienza el primer día de la regla.

La menstruación la explicamos en nuestra página sobre el periodo. Pero es el proceso por el que el cuerpo libera o expulsa las células que recubren el útero, al no haber existido la fecundación de un óvulo. La sangre menstrual baja por el cuello del útero, y es expulsada por la vagina.

Tras de la menstruación, comienza la ‘preovulación‘. Es una fase en la que se producen hormonas en los ovarios, actuando para que madure un óvulo que se encuentra en el interior de los ovarios. Esta fase se da normalmente entre los días 6 y 13 del ciclo.

La ovulación llega cuando el óvulo ya ha madurado. Éste se expulsa y baja por las trompas de Falopio, que comunican los ovarios con el útero. Esta fase dura de 3 a 5 días y es la fase más fértil de la mujer. Los espermatozoides pueden encontrar el óvulo que está descendiendo, produciéndose la fecundación.

Si deseas evitar embarazos, debes usar métodos anticonceptivos durante todo el mes, no sólo en tus días más fértiles, ya que puede producirse un embarazo en cualquier otro momento del ciclo. Aquí verás Clínicas Ginecológicas donde encontrarás servicios de anticoncepción.

Después de la fase de la ovulación, llega otra fase, llamada ‘postovulación‘, en la que si no se ha fecundado el óvulo, éste va deteriorándose en el útero hasta ser expulsado en la próxima menstruación.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.