A cada mujer se le desarrollan los pechos de una determinada manera. Aquí resolvemos algunas cuestiones que pueden preocuparte sobre los pechos de las mujeres. También te enseñamos cómo realizarte una autoexploración mamaria.

los pechos, autoexploración

Es importante recordar que hay pechos de todas las formas y tamaños. Por lo tanto, no te alarmes si los tuyos no se parecen a los de las chicas de las revistas. La mayoría de los pechos de las mujeres no se parecen a esos.

Además de producir leche para dar el pecho a los recién nacidos, los senos son también una zona erógena. Por eso, cuando alguien te toca el área alrededor de los pezones, te puedes sentir realmente bien, sea cual sea su tamaño o forma.

¿Cuándo se desarrollan los pechos?

Muchas niñas comienzan a notar cambios por primera vez en su pecho entre los 10 y los 14 años, aunque esto puede ocurrir antes o después de esta edad.
En primer lugar, los pezones y la areola (la parte de la piel que rodea el pezón) comienzan a hincharse.

Unos años más tarde, los pechos se desarrollan hasta alcanzar una forma más adulta, con los pezones y la areola más hinchados. Puedes notar un poco de tensión y de dolor a medida que van creciendo los senos. Puede que pasen hasta un total de 5 años hasta que tus senos alcancen su tamaño completo.

Pezones

Los pezones pueden ser más oscuros o más pálidos que el resto de tu piel y a muchas mujeres les puede crecer un poco de vello alrededor de ellos. El área alrededor de los pezones (areola) puede ser grande o pequeña. Todo esto es normal.

La mayoría de los pezones de las mujeres sobresalen unos pocos milímetros. Puedes notar este cambio en la pubertad. Otras mujeres tienen los pezones planos, a pesar de que pueden sobresalir un poco cuando sientes frío o estás excitada sexualmente.

Como ves, los pezones pueden ser de muchas formas diferentes. Pueden ser planos, muy puntiagudos, tener la forma de un hoyuelo o estar metidos “para adentro”. Todas las variaciones son perfectamente normales.

¿Mis pechos son demasiado grandes o demasiado pequeños?

A muchas chicas y mujeres jóvenes les gustaría tener los pechos de un tamaño diferente.

Las chicas con pechos más grandes pueden sentirse cohibidas o sentir que sus senos están siempre en el punto de mira. Mientras que otras con pechos grandes se sienten atractivas y les encanta cómo es su cuerpo.

Las chicas con pechos más pequeños también pueden sentirse cohibidas o les gustaría que sus pechos fueran más grandes, pero también hay otras a las que les parece más cómodo y agradable tenerlos pequeños.

 Lo más importante es que te sientas bien con tu cuerpo. Al final del día, cómo te sientes por dentro es mucho más importante que el tamaño de tus pechos, y el sentirte atractiva tiene mucho más que ver con la confianza que tienes en tí misma que con las partes de tu cuerpo.

Algunas mujeres optan por usar otro tipo de sostenes o ropa que hacen que sus pechos estén bien puestos. Podrías intentar probarte diferentes sujetadores o camisetas para ver cuál te hace sentir más segura y cómoda. Puedes pedir este asesoramiento en cualquier tienda de lencería acerca de tu talla correcta, y del tamaño de la copa.

Muchas mujeres jóvenes descubren que uno de sus senos se desarrolla más rápido que el otro. Los senos pueden seguir desarrollándose hasta la edad de los 18 años, por lo que finalmente pueden terminar teniendo el mismo tamaño.

Sin embargo, muchas mujeres adultas tienen senos de tamaños diferentes. No te preocupes, es muy común que las mujeres tengan un pecho más grande que otro.

Autoexplorar tus pechos

Es muy importante que te explores los pechos de vez en cuando. Es una buena manera de prevenir el cáncer de mama, y ya de paso reconocer cualquier cambio que pueda haber en tus senos. Pero no te preocupes si ves algún ligero cambio, pues la mayoría de las alteraciones que puedan existir en los pechos son benignas.

autoexploración mamaria

Desde la pubertad hasta que alcances la edad adulta, el cambio hormonal traerá muchos cambios en los pechos. También influye el tipo de alimentación que realices.

Si las alteraciones que detectes se acompañan de dolor, secrección de líquido, hundimiento del pezón, o un cambio de color del mismo, es importante que acudas a consulta ginecológica a realizar una exploración más exhaustiva.

Aquí puedes encontrar clínicas cercanas para realizarte una revisión ginecológica, sin listas de espera y con citas inmediatas. Encuentra la tuya más cercana por tu ciudad o provincia.

La autoexploración que puedes realizarte consiste en lo siguiente:

  • Desnúdate de cintura para arriba y mírate en un espejo amplio, y con buena iluminación.
  • Observa primero tus pechos en una posición normal, con los brazos hacia abajo y relajados. Mira el color, la textura, y detecta posibles cambios.
  • Después, pon las manos detrás de tu cabeza y vuelve a observar los pezones en esa posición. Mira si sale algún tipo de líquido claro o lechoso.
  • Estira tus brazos hacia arriba y mira si hay diferencias en el tamaño o forma de las mamas. En esta posición podrás ver si hay bultos en las axilas.
  • Observa tus senos ahora con las manos en la cintura y tensando los músculos del pecho.
  • Túmbate por ejemplo en tu cama, y con una toalla doblada debajo del hombro, coloca ese brazo detrás de la cabeza. Ahora palpa con las yemas de los dedos toda la mama, presionando suave y con movimientos circulares. Inicia estos movimientos desde más lejos a más cerca de los pezones. Repite el mismo proceso con el otro pecho.
  • Toca también las axilas para detectar bultos.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.