Cada cuerpo es diferente y, al igual que ocurre con otras partes del cuerpo, los genitales masculinos tienen diferentes formas y tamaños.

Los genitales masculinos

Partes de los genitales masculinos

El glande del pene es la parte más sensible al tacto de los genitales masculinos. Es el similar al clítoris de las chicas. Se trata de la parte final del pene, la parte más gruesa, ancha y esponjosa, de color rosado. El glande está rodeado por el prepucio (una campana de piel que rodea el pene). El glande del pene tiene un frenillo, que es como un pequeño pliegue de piel  que une al prepucio con el glande, y sirve para impedir que el prepucio se desplace demasiado y provoque daños y desgarros.

En la mayoría de los hombres, los dos testículos cuelgan por fuera del cuerpo, justo detrás del pene en una pequeña bolsa de piel que recibe el nombre de escroto. Los testículos son aproximadamente del tamaño de unas ciruelas pequeñas.

La uretra, en los chicos  funciona como único conducto para orinar y eyacular. En las chicas sucede diferente, ya que su uretra solo sirve para orinar. Cuando un hombre va a eyacular, previamente expulsa el “líquido preseminal”, que a parte de poder contener espermatozoides, sirve para purificar y limpiar el conducto de restos de orina y así evitar cualquier infección.

Este líquido preseminal, al contener espermatozoides, puede provocar embarazos no deseados si no se utiliza ningún método anticonceptivo.

El prepucio

Cuando el pene se pone flácido, el prepucio cubre la cabeza o glande del pene. Cuando el pene está erecto, el prepucio se mueve hacia atrás, por lo que la cabeza o glande del pene queda descubierta. Algunos hombres tienen el prepucio lo suficientemente grande para cubrir la cabeza de su pene, incluso durante la erección. El prepucio sirve como barrera para proteger al pene de cualquier infección.

Todos los hombres nacen con prepucio, pero a algunos bebés lo circuncidan. Esto consiste en la extirpación quirúrgica de parte o de la totalidad del prepucio y se lleva a cabo habitualmente por varias razones. Si el pene es circuncidado no tendrá prepucio que recubra la cabeza del pene.

Prepucio ajustado

Algunos hombres tienen el prepucio muy estrecho y no recubre con facilidad la cabeza o glande del pene cuando tienen una erección. Esto puede resultar muy incómodo. Existe una técnica de estiramiento suave que a algunos niños con el prepucio estrecho les resulta muy útil:

Cuando estás en el baño o la ducha, puedes intentar poner echarte el prepucio hacia atrás, usando jabón natural o gel de ducha. Asegúrate de hacer esto lentamente y suavemente. El truco de la técnica de estiramiento suave está en tirar del prepucio hacia atrás cada día un poco más. Esto se puede hacer más fácil en el baño, debido a que el agua caliente tiende a hacer que tu piel sea más flexible.

Echa el prepucio hacia atrás todo lo que puedas sin que te duela y mantenlo en esta posición de estiramiento durante varios minutos. Si tiras suavemente hacia atrás cada día un poco más (pero nunca de golpe ni bruscamente), con el tiempo debes notar que el prepucio se afloja.

Ten cuidado de no acelerar el proceso. Si tiras hacia atrás demasiado puedes hacerte daño y crearte un pequeño desgarro en el prepucio, que puede empeorar el problema. Así que ten cuidado cuando lo hagas.

Puede pasar tiempo hasta que notes los cambios, por eso hazlo al menos durante unas pocas semanas. Si después de probar esta técnica el prepucio está todavía muy terso y te sigue causando molestias cuando tienes una erección, te masturbas o mantienes relaciones sexuales, debes hablar con un médico o enfermera de tu centro de salud.

Si necesitas información, o te han recomendado realizarte la pequeña cirugía para corregir el prepucio ajustado o el frenillo corto, aquí puedes encontrar Clínicas Ginecológicas donde realizan tratamiento de frenillo y fimosis. Te darán toda la información que necesitas.

¿El tamaño importa?

A muchos jóvenes les preocupa mucho el tamaño de su pene y creen que quizás sea demasiado pequeño.

En general, la longitud de un pene adulto es de entre 6 y 10 cm cuando no está erecto, y de entre 12 y 19 cm  cuando está erecto. El grosor del pene erecto de un hombre suele medir unos 3 o 5 cm de diámetro.

Es muy común que el pene se curve hacia la izquierda o la derecha. No es nada raro tener el pene curvo.

El tamaño de tu pene no determina que tengas mejores o peores relaciones sexuales. Cada pene es diferente, y no debes preocuparte por su tamaño. Ni mucho menos hacer caso a lo que se suele decir en el cine, TV, etc. El pene es una parte más con la que puedes dar y recibir placer. Siempre se ha pensado y dicho que el pene es el responsable de que las relaciones sexuales tengan éxito, y por tanto, el hombre es el responsable. Este hecho es totalmente falso, y además puede traer muchas preocupaciones innecesarias.

Debes saber que tanto los chicos como las chicas tenemos la responsabilidad de nuestro placer y disfrute, y que además, para conocerse y disfrutar, debemos usar todo nuestro cuerpo. No solo el pene es la parte con la que se obtiene placer, sino que hay muchas más partes del cuerpo que son erógenas (descubre cuáles son las tuyas).

El esmegma

El esmegma es una sustancia cremosa de color blanco amarillento que aparece en la cabeza del pene y bajo el prepucio. También aparece en las mujeres (en el clítoris y labios mayores y menores) El esmegma puede tener un olor bastante fuerte. El esmegma indica que hay que extremar la higiene de la zona íntima, ya que puede traer irritaciones e inflamaciones de los genitales.

Los hombres que tienen prepucio deben echarlo hacia atrás, descubriendo el glande, y limpiar toda la zona. Trata de lavar con cuidado la parte inferior de tu prepucio y asegúrate de que la sustancia de color amarillo desaparece. Una vez que se vaya, asegúrate de lavarte debajo del prepucio todos los días, para evitar que el esmegma se acumule nuevamente. Por ello es muy importante cuidar la higiene íntima, tanto de los genitales masculinos como de los genitales femeninos.

La erección

Las erecciones pueden ocurrir de manera involuntaria, y puede ser muy embarazoso, sobre todo cuando estás en la adolescencia, debido a que tus hormonas están disparadas. Es normal que las erecciones se produzcan sin ningún tipo de preaviso, incluso cuando no estés pensando en nada de índole sexual. También pueden suceder cuando estás durmiendo, o nada más levantarte por las mañanas. Normalmente se pasan en un rato si no te tocas ni te estimulas.

Si tienes una erección en un momento muy incómodo o inapropiado, no le des importancia ni te pongas nervioso, ya que es normal en los chicos adolescentes. La frecuencia de las erecciones suele disminuir tras la adolescencia. Lo más probable es que a tus compañeros les ocurra lo mismo, pero no te hayan hablado sobre el tema porque quizás les de vergüenza.

Manchas y protuberancias

Es común tener manchas y protuberancias en el escroto y normalmente son completamente inofensivas. Sin embargo, es importante que conozcas tus testículos, de modo que si notas que algo no va bien, vayas al médico.

Es una buena idea examinar los genitales masculinos cuando estés en el baño o la ducha. Sujeta el escroto en la palma de tu mano y familiarízate con el tamaño y el peso de cada testículo. Examina cada testículo haciéndolo rodar entre sus dedos y el pulgar. Comprueba cuidadosamente si tienes bultos, hinchazón o se han producido cambios en la tersura de la piel. Fíjate también si hay grumos en la superficie o en el cuerpo de cada testículo.

Si notas algún bulto o algo fuera de lo normal, si tienes dolores fuertes o molestias en los testículos, es importante consultar a un médico. Es aconsejable que vayas al médico también si tienes sensación de pesadez en el escroto o un dolor fuerte en la parte inferior del abdomen o la ingle.

Igual que es importante para las chicas realizarse revisiones ginecológicas, para los chicos es primordial realizarse cada cierto tiempo una revisión de los genitales masculinos. La salud sexual se debe cuidar y revisar como cualquier otro aspecto de la salud. Encuentra aquí Clínicas donde realicen consulta de urología.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.